VISITA BARCELONA

Información útil sobre Barcelona

Noticias y comentarios personales

Semana Santa en Barcelona 2018: Qué ver y hacer esta Semana Santa

Escrito por visitabarcelona 20-02-2018 en barcelona. Comentarios (0)

Semana Santa en Barcelona 2018: Qué ver y hacer esta Semana Santa

La Pascua es considerada como uno de los momentos más importantes del calendario religioso en muchos lugares del mundo, y Barcelona no es la excepción. Las celebraciones de Semana Santa, comienzan el 25 de marzo y continúan hasta el 1 de abril, ofreciendo 8 días de actividades divertidas y festividades tradicionales para aquellos que tienen la suerte de estar en la ciudad durante este tiempo.

Aunque muchos residentes optan por escapar de Barcelona en la época de Pascua y se dirigen a las ciudades costeras más pequeñas y pueblos cercanos, los visitantes de la ciudad todavía podrán disfrutar de una gran cantidad de desfiles de Pascua, procesiones y, por supuesto, deliciosas comidas. Además, el clima primaveral que se aproxima y las calles menos concurridas hacen de Barcelona un destino ideal para pasar unas vacaciones de Semana Santa. Ya sea que desee involucrarse en las festividades o simplemente explorar los lugares de interés, incluidas algunas de las iglesias y catedrales más bellas del mundo, encontrará muchas cosas para hacer a lo largo de la Semana Santa en Barcelona.

Desfiles y procesiones

La ciudad de Barcelona es conocida por albergar fantásticos festivales y fiestas, y mientras las celebraciones en otras ciudades españolas como Sevilla tienen procesiones y desfiles de mayor magnitud, las tradiciones de Pascua en Barcelona seguramente no decepcionarán.

El primer desfile de las vacaciones de Semana Santa en Barcelona se conoce como "El Paso de la Borriquita" y tiene lugar el Domingo de Ramos en Ciutat Vella, conmemorando la llegada de Jesús en Jerusalén en burro. A lo largo de este desfile, los visitantes podrán encontrar puestos en las calles que venden distintivamente hojas de palma blanqueadas tradicionales a medida que pasa una procesión de carrozas y participantes disfrazados.

Después de esta primera celebración en vivo, se puede ver una semana de desfiles devocionales en el Barrio Gótico de Barcelona y otras ciudades vecinas, así como en las famosas Ramblas. La procesión de la Virgen de la Macarena tiene lugar el Viernes Santo, que se celebra el 30 de marzo de este año. Comienza a las 17:00 en el barrio del Raval en la Església de Sant Agustí, y termina en la Catedral de Barcelona a las 20:00. Si usted es particularmente religioso o no, estos desfiles ofrecerán una experiencia cultural inolvidable durante la Pascua.

Regalos de Pascua

Las tradiciones de Pascua varían en diferentes partes del mundo, y la entrega de regalos para estas vacaciones en Barcelona no es habitual, con una excepción: Las Monas de Pascua. Se trata de pequeños pasteles, huevos o figurillas, que sus padrinos suelen darles a los niños. Hoy en día, los pasteles tienen muchas formas, algunas que incluyen chocolate y mazapán, y todas son deliciosas.

Tarta de Pascua en Barcelona

Como Barcelona es una ciudad predominantemente católica, la tradición de no comer carne el Viernes Santo es una tradición ampliamente observada por los ciudadanos aquí. En cambio, eligen seguir la tradición de Pascua de comer pescado. Bacalao con garbanzos, bacalao con patatas y bacalao salado se disfrutan en toda la ciudad el Viernes Santo. Las panaderías y las "chocolaterías" de Barcelona crean los postres más deliciosos también, por lo que el lunes de Pascua es muy esperado en este momento para aquellos que han renunciado a los dulces para la Cuaresma. Algunas de estas deliciosas tortas y galletas de Pascua incluyen Bunyols, Torrijas, Roscas de Pascua, Pestinos y, como se mencionó anteriormente, la Mona de Pascua.

Un sabor de Sevilla en Barcelona

Sevilla es conocida por albergar las mayores celebraciones de Semana Santa en España, con desfiles extravagantes, postres escandalosamente deliciosos y, más tradicionalmente, los Nazarenos. Pero no tienes que ir a Andalucía para probar estas costumbres, ya que la mayoría de ellas se pueden encontrar (aunque en menor medida) aquí en Barcelona, también. Aunque no son una característica habitual de la Semana Santa en toda la ciudad, los penitentes encapuchados llamados Nazaranos (basados en la gente de Nazaret) se pueden encontrar en las celebraciones del distrito de L'Hospitalet de Llobregat de Barcelona. Una hermosa vista para ver, los Nazarenos lucen sus capas y máscaras de formas distintivas durante desfiles y procesiones. Se sugiere que el cono que forma la parte superior del tocado es un símbolo de los nazarenos que se elevan al cielo, proporcionándoles penitencia por sus pecados.

Apartamentos para Semana Santa en Barcelona

Si opta por alquilar uno de los muchos apartamentos Ciutat Vella en el Apartamento Barcelona Gothic Quarter ApartmentsBarcelona, ya sea que opte por alojarse en las bulliciosas Las Ramblas o en el histórico Barrio Gótico, estará cerca de los principales desfiles y procesiones, además de un montón de mejores panaderías y restaurantes que ofrecen deliciosa cocina de Pascua, lo que significa que no se perderá un segundo de esta celebración mágica de Barcelona.

Os recomendamos que miréis opciones de apartamento con  Barcelona Home y para moveros por Barcelona tenéis la posibilidad de alquilar una bici o moto que es lo mas recomendable por el tema del aparcamiento


Los desfiles de Semana Santa en Barcelona son una experiencia que simplemente no puedes encontrar en ningún otro lugar, y sería un pecado saltarte las golosinas de Pascua que se ofrecen en la capital catalana, como la Mona de Pascua. ¡Si aún no lo hiciste, reserva esos vuelos y un apartamento acogedor para la semana y disfruta de las tradiciones de Semana Santa en Barcelona!


Las mejores cafeterias de Barcelona

Escrito por visitabarcelona 18-02-2018 en barcelona. Comentarios (0)

Cualquiera que conozca bien Barcelona sabe que está lleno de espacios fríos de trabajo conjunto y oficinas peculiares, que ofrece una nueva y práctica forma de trabajar. Sin embargo, aunque los espacios de trabajo conjunto son muy atractivos para algunos, muchas personas prefieren tomar la ruta anticuada de una acogedora cafetería rodeada de pasteles, cafés y muebles cómodos. Entonces, sin más preámbulos, ¡aquí está nuestra guía de algunos de nuestros cafés favoritos para trabajar y estudiar en Barcelona!

Teneis muchisima mas informacion en Frecuentando y para movernos por Barcelona comodamente si no tenemos vehiculo lo podemos hacer con una moto de alquiler de Movendoo

Café federal

Federal Café definitivamente está haciendo ruido en el creciente brunch de España, con sucursales en Barcelona, Madrid, Girona y Valencia. Para muchos, Federal es el primer lugar para estudiar y trabajar debido a su espacioso interior, la luz natural y el veloz Wi-Fi. Un montón de mesas pequeñas y grandes con tomas de enchufes dan la bienvenida a los trabajadores a este fresco café. Su menú consiste en brunch tradicional y desayunos favoritos junto con un montón de sabrosas delicias para satisfacer cualquier golosa. Además de esto, Federal es un establecimiento amigable para los perros, por lo que si quieres brindar apoyo emocional al hombre mientras te ahogas en los plazos, eres más que bienvenido en este lugar de estudio. Su zona de asientos al aire libre también es el lugar perfecto para tomar un descanso y disfrutar del sol mediterráneo durante las estaciones más cálidas, así que tome un libro, siéntese con una delicia y tome un café y póngase cómodo.

Sant Antoní: Carrer del Parlament, 39, 08015 Barcelona

Gothic Quarter: Passatge de la Pau, 11, 08002 Barcelona

Coco Coffice Café

Situado en Sant Antoní, a pocos pasos de Federal, Coco Coffice definitivamente se destaca por nosotros, si no por su interior ligero y moderno, ¡sino por su concepto inteligente! Este peculiar establecimiento combina café y trabajo de oficina (lo que explica el nombre) en un nuevo concepto de trabajo conjunto en el que los trabajadores pagan por el tiempo que pasan allí. Suena como cualquier espacio de trabajo conjunto normal, pero el giro es que durante su tiempo en Coco Coffice, puede ayudarse a sí mismo con lo que se ofrece en la cocina, que es una variedad de tés, cafés, frutas y bocadillos, la combinación perfecta para asegurarte de que te sientas como en casa! También hay una pequeña área de reuniones disponible para reservar, así como una mini-boutique con papelería y revistas. Las tarifas oscilan entre € 3 por hora y hay una variedad de ofertas flexibles que se adaptan a sus necesidades de trabajo y estudio: ¡estamos vendidos!

Carrer de Manso, 17, 08015 Barcelona

Alsur Café

Con sucursales ubicadas tanto en Eixample como en El Born, Alsur Café es el lugar perfecto para tomar un bocado y atascarse en su trabajo. La conexión Wi-Fi, la decoración estrafalaria y el ambiente relajado te harán sentir como en casa mientras estudias o trabajas (con un trozo de tarta a tu lado, por supuesto). El menú ofrece una variedad de diferentes tipos de cafés, tés y jugos, así como un extenso menú de brunch con platos para hacer agua la boca. La sucursal ubicada en la Plaça de Sant Cugat en El Born tiene el rincón perfecto para que los que se dirigen a la cafetería puedan realizar su trabajo, con muchas mesas individuales cómodas y una gran mesa para los trabajadores del grupo. Sin embargo, para mayor comodidad, dirígete a la sucursal situada frente al Palau Nacional de la Música Catalana en la calle de Sant Pere Més Alt, que ofrece asientos tipo sofá, ¡lo suficiente para mantenerte allí durante horas! Además, el café tiene un conocido eslogan publicitado en sus ventanas que dice '' lo que quieras, cuando quieras '', que es español para '' lo que quieras, cuando quieras '', y el chico lo hace con certeza. haz lo que dice en la lata!

Eixample: Carrer de Roger de Llúria, 23, 08010 Barcelona

El Born: Plaça de Sant Cugat, 1, 08003 Barcelona

El Born: Carrer de Sant Pere Més Alt, 4, 08003 Barcelona

Satan’s Coffee Corner

Si eres un ávido amante del café, Satan's Coffee Corner es el espacio de trabajo ideal para ti. Conocidos por su "café infernalmente bueno" (de ahí el nombre), su increíble menú de café cambia semanalmente, ¡e incluso puedes comprar sus mezclas de café para llevar en bolsas de 250 g, como frijoles o recién molidas! La idea de montar un café fresco vino de Marcos Bartolomé, natural de La Rioja, de una familia de cafeteras que quería continuar lo que había aprendido desde la infancia, pero a su manera. Con un menú que se actualiza a medida que cambian las estaciones, Satan's Coffee Corner también está dejando su huella en la comida de la calle que es saludable, evitando clichés limpios. Además de esto, el interior minimalista pero extravagante lo convierte en el lugar perfecto para relajarse y hacer un poco de trabajo mientras disfruta de cada tipo de café bajo el sol.

Eixample: Gran Vía de les Corts Catalanes, 700, 08010 Barcelona

Barrio Gótico: Carrer de l'Arc de Sant Ramon del Call, 11, 08002 Barcelona

Petit à Petit

Situado en el moderno distrito de Gràcia, este lindo café es uno de los favoritos de muchos, quizás debido a su amplio menú de deliciosos platos y coloridos jugos naturales, o su interior neutro pero elegante. Cualquiera que sea el motivo, ¡Petit à Petit es el lugar perfecto para pasar el rato, trabajar o estudiar! Espere refrigerios sencillos pero deliciosos, como ensaladas de queso de cabra y baguettes de salmón ahumado, y no olvide, ¡muchas delicias dulces! Grandes ventanales y mucha luz natural harán que se sienta renovado al embarcarse en su viaje para realizar un trabajo adecuado. Tenga en cuenta que también hay una pequeña área de juegos para niños, por lo que recomendamos dirigirse a Petit à Petit durante el horario escolar para garantizar un mínimo nivel de ruido al intentar trabajar.


Barcelona y los museos

Escrito por visitabarcelona 15-02-2018 en barcelona. Comentarios (0)


Con la idea de ser verdaderos dinamizadores culturales de la ciudad, los museos de Barcelona programan todo tipo de actividades, desde exposiciones temporales hasta itinerarios y talleres, con el fin de dar a conocer el patrimonio que contienen.

Museos: un patrimonio para amar y disfrutar

Los museos de Barcelona albergan un patrimonio muy valioso. Conservar y divulgar el patrimonio que contienen, darlo a conocer a los diferentes públicos -a través de exposiciones y actividades creativas- es su principal finalidad

Además de la exhibición de sus colecciones, y de un amplio abanico de exposiciones temporales, los museos ofrecen también actividades muy diversas. Itinerarios y visitas nocturnas, talleres para escuelas, cursos y ciclos de conferencias y música en vivo configuran cada vez más la idea de museo como dinamizador cultural de la ciudad. Los museos trabajan definiendo propuestas diferenciadas dirigidas a públicos variados, y organizan programas como Verano en los museos y Navidad en los museos.

La respuesta del público es una de les claves que ayuda a trabajar para la mejora de la labor de los museos. El número de visitantes anuales en la cincuentena de centros con que cuenta Barcelona es de unos 7 millones: destaca en número de visitas el Museo Picasso (con una parte importante de la producción del pintor, además de exposiciones temporales), y la Fundación Joan Miró.

Lo mas destacado es que los primeros Domingos de cada mes algunos museos tienen su entrada gratuita, mientras que otros la tienen todos los domingos a partir de las 3 de la tarde.

Un plan óptimo para los que están cortos de presupuesto

Puedes ver la lista completa de museos aquí

Lo que hemos hecho en varias oportunidades, perfecto para días de lluvia,es dedicar un domingo a visitar varios museos de la ciudad.

Para esos puedes utilizar el transporte publico o puedes optar por hacer el recorrido en bicicleta o scooter, no recomendamos automovil por la dificultad a la hora de aparcarlo.

Para alquilar una bici o moto sin irte de tu presupuesto te recomendamos utilizar la compañía Movendoo, sus alquileres son lowcost y de buena calidad 


COCINAS PARA ADELGAZAR

Escrito por visitabarcelona 15-02-2018 en barcelona. Comentarios (0)


Se han acabado las fiestas y casi todo el mundo se ha pasado con el cocido y los canalones hechos al estilo de la abuela, el turrón de Jijona o el cava, por no citar más productos deliciosos, ¡ay!, pecadores. Es el momento de arrepentirse, y acercarnos al confesionario de una cocina más ligera, tanto en los ingredientes como en la cantidad.

No es necesario ayunar, eso no. Incluso los dietistas dicen que es suficiente seguir una alimentación baja en grasas y azúcares, es decir, recomiendan comer, sobre todo, fruta, ensaladas y pescado blanco, además de beber mucha agua, y tomar infusiones de tomillo, o de boldo, que ayudan a limpiar el organismo. Pero nada de apuntarse a la dieta del gazpacho (¡hace demasiado frío!), a la de la uva (en este tiempo, la uva ya escasea), ni a tantas dietas antioxidantes o pobres en carbohidratos (¿y qué son los carbohidratos?)
Incluso en la pesada cuesta de enero, los restaurantes tienen que vivir y no podemos dejarlos solos. Lo que tenemos que hacer es ir a nuestro establecimiento más familiar, es decir: aquel donde nos tratan como si fuéramos de la familia, y aunque sólo sea por unos días, aparcar los pies de cerdo o las salsas donde siempre se moja demasiado pan, y cambiarlos por una sopita (el tiempo acompaña), una buena ensalada o las imprescindibles verduras. Por cierto, en el recetario catalán más sencillo y honesto, hay un plato, la judía verde con patatas y un chorro de aceite de oliva, que tendría que ser obligatorio, ¡por decreto!, en las cartas de muchos restaurantes, muy (recomendable). 
Pero seguimos en la mesa, y de segundo tomaremos un pescadito a la plancha, porque la carne ya la llevamos acumulada en el cuerpo, y poco más: una frutita, un yogur, una infusión que nos lo ponga todo en su sitio... No hay que suprimir ni el vinito ni el cava, si somos prudentes, el consumo de alcohol, cuando es moderado, muy moderado, incluso es saludable, eso sí: dejemos los chupitos para más adelante, cuando la báscula nos felicite.

Tampoco es necesario que nos apuntemos a las comidas vegetarianas si no lo tenemos por costumbre. En la cocina vegetariana, como en el fútbol, se es o no se es. Se tiene que ir con convicción, se tienen que sentir los colores, en este caso, los olores o las texturas.
También es tiempo de probar, si todavía no lo ha hecho, muchas cocinas mediterráneas y asiáticas (griega, libanesa, siria, persa...) donde las verduras juegan un papel muy importante; se llevará una sorpresa. 

Restaurantes familiares, vegetarianos, orientales..., de todo tipo, vaya, los encontrará en el sitio web FRECUENTANDO Barcelona, muchos más de los que podrá probar a lo largo de todos los años de buena vida que le deseamos. He aquí una muestra de locales para ponerse a tono, y representativos de los diferentes barrios de la ciudad. Casi todos, al mediodía (laborables, de lunes a viernes), ofrecen un menú con un precio muy ajustado, y muchos son accesibles para las personas con disminución. Advertencia a los fumadores: en este tipo de locales no se permite fumar asi que si lo dejais mucho mejor ;)



EIXAMPLE

El Macrobiòtic Zen presume de ser el primer restaurante y tienda macrobiótica de todo el Estado español, tiene más de 30 años. Il Girasole de cocina italiana, prepara platos para celíacos que, aunque no es exactamente el tema que tocamos, afecta a personas que necesitan tener mucho cuidado a la hora de comer. 
Hay diversos tipos de vegetarianos: Mediterrània es un local étnico que combina especialidades del Oriente Medio, sirias y griegas. Vegetariano Oriental está decorado como si estuviéramos en un avión, es un bufete tailandés vegetariano; no beberá alcohol, pero sí zumos muy diversos.
En Amaltea organizan cursillos y conferencias donde enseñan a comer y a cuidarse para mantenerse sano y en forma. Tienen una biblioteca de gastronomía sana para consultar, y los viernes acompañan la cena con música en vivo o con ilusionistas.El Cel es un local singular donde aplican terapias naturales (shiatsu, reflexoterapia, neuropatía y osteopatía) e imparten clases de yoga, taichi, danza del vientre..., pero también ofrecen dietas compensadas y venden todo tipo de productos biológicos y naturales.
Tanto L’Atzavara como El Buffet Verd nos brindan aquello que decía Josep Pla: el paisaje catalán (pero sin animales ni grasas de éstos) a la cazuela.Natural Break y El Racó de Pl.Urquinaona y Rbla.Catalunya anuncian cocina sana y natural.

CIUTAT VELLA

Estamos, sin duda, en el barrio donde ahora mismo se abren más establecimientos, y con la estética más vanguardista. Así, Foodball es un self-service con platos de comida biológica, sin aditivos ni conservantes: ensaladas, arroz, legumbres, acompañadas de agua purificada del grifo, y zumos; en mayor gloria del deporte, no hay mesas, sino gradas, y se puede acceder en bicicleta. 
Juicy Jones ha eliminado de sus menús, incluso los huevos y los lácteos: ensaladas, verduras y legumbres de todos los rincones del mundo, bebidas ecológicas y humo en la calle. Aunque, para ensaladas, quien se declara el rey, o la reina, es Ovni, catedral de la ensalada, sin olvidar las sopas y las pizzas.

En La Flauta Màgica hacen cocina oriental, vegetariana y biológica, al igual que en Gampatti. Govinda es un restaurante hindú; los hindúes dan mucha importancia a los cereales, y sus yogures batidos son excelentes. También encontraremos platos hindúes en Tomate donde podemos disfrutar de un amplio abanico de zumos naturales. 
Sésamo anuncia comida sin carne y vino biológico; por la noche, fiesta y música con cócteles naturales. Squeez, además de la comida, tiene una nutrida oferta de tés, infusiones y cócteles naturales. Biocenter ofrece un bufete con muchas ensaladas, platos fríos, lasañas y repostería casera, con zona de no fumadores. Y en Café Just puede pedirse medio menú (6 €); es un local decorado con muebles reciclados, está dentro del circuito del comercio solidario y se provee en las cooperativas y ONG.

SARRIÀ-SANT GERVASI

Cuatro propuestas muy diferentes: en la Granja Biològica la cocina es vegetariana, pero el horario es reducido: de lunes a viernes de 13 a 16 h. En cambio, Indochine abre cada día, con una selección esmerada de platos camboyanos e indochinos. Cocina catalana de mercado, aligerada, ¡eh!, es la propuesta de Ariadna, que al mediodía ofrece un menú totalmente vegetariano. En cambio, Fina Teca no es tan riguroso, pero cuenta en su carta y menú el tanto por ciento de grasas, hidratos y colesterol que te pones en el cuerpo con cada plato.

SANT MARTÍ

Balam prepara cocina de fusión de base mexicana, pero no tiene nada que ver con aquellos platos tan picantes que deben reducirse con tequila. Además, ofrecen muchos platos vegetarianos. Más exótico todavía es el Kailash restaurante tibetano, con un altar presidido por la foto del Dalai Lama; ofrece muchos platos vegetarianos y el plato más tradicional del Tíbet, el thentuk.

SANT ANDREU

Una propuesta interesante: La Cuina de Alquimil·la. En la mesa, carta vegetariana, pero también marinera para los acompañantes que no quieren hacer dieta, especialidades que en forma de bocadillo ofrecen en la cafetería, un espacio de tertulia y descanso, sin ruido de máquinas tragaperras ni de televisores, y donde se puede leer el diario o jugar una partida de ajedrez delante de un buen café; además, es galería de arte.

HORTA-GUINARDÓ

La Vitamínica d'Horta tiene un menú de mediodía exclusivamente vegetariano. Y en Miquetes Màgiques encontrará especialidades macrobióticas; en el menú hay siempre un plato combinado con cereales, legumbres y pescado.

GRÀCIA

Espècies del Món ofrece platos de recetas internacionales, sin productos de origen animal, hace combinaciones con los productos básicos de la cocina natural, como el seitán al roquefort o la lasaña con berenjenas, siempre de producción ecológica. No nos olvidamos de Casa Regina, de cocina biológica, o Illa de Gràcia, una verdadera joya para los amigos de la comida natural, con platos tan curiosos para los no entrenados como los pimientos del piquillo rellenos de soja; además, también tienen vinos ecológicos y zumos naturales. 
En Gràcia, sin embargo, dominan las teterías, con todo tipo de infusiones: Cafè Arabia, Teashaker, Elephanta, ... todas con el gran problema de que suelen acompañar bebidas tan reconfortantes con un surtido de pasteles peligrosísimos. ¿Zumos? En Jugolandia, y también en el Jugolandia del Port Olímpic, tienen de todo tipo.

SANTS- MONTJUIC

Dhamma es un bufete libre con propuestas vegetarianas y creativas. No hay carta ni alcohol; sí, zumos biológicos y agua depurada; organizan cursillos de cocina (higienista, vegetariana, etc.), conferencias y talleres de crecimiento personal.

LES CORTS

La Riera ofrece sopas, cremas, ensaladas, y también vinos ecológicos, zumos, cerveza sin alcohol... Tiene una clientela muy asidua de estudiantes y los fines de semana preparan pizzas tan sabrosas como sanas.

Y despues de comer tan bien el cuerpo agradecera un paseo en bicicleta, en Movendoo encontrareis los alquileres mas baratos de Barcelona.

LA CIUDAD DE LAS TERRAZAS

Escrito por visitabarcelona 15-02-2018 en viajes. Comentarios (0)

Pocas ciudades en el mundo pueden presumir de tantas terrazas por metro cuadrado como Barcelona. Es normal, porque pocas ciudades tienen tantos locales dedicados al noble oficio de dar de comer o de beber y, al tiempo, disfrutan de ese clima fantástico que permite mantenerlas abiertas casi todo el año: para tomar los tímidos rayos del sol, en invierno, o para refugiarse bajo sus toldos, y sentir correr el aire que baja del Tibidabo durante el día o llega desde el mar en las noches de verano.

LAS GRANDES TERRAZAS DE AYER

Sin embargo, las terrazas no son un descubrimiento de hoy. Aparecieron cuando la ciudad empezó a ensancharse y los automóviles sustituyeron a los carros y tranvías de caballos en las calles polvorientas, sin asfaltar ni adoquinar, llenas de excrementos, donde las cabras circulaban a sus anchas. Hablo tan sólo de un siglo atrás.

Porque la moda de que mesas y veladores se coman las aceras, nace durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que dejará caer sobre la ciudad una lluvia de oro. Durante esos años, la invasión de extranjeros cambia muchas costumbres. Un periodista de la época escribe: “Empiezan a beberse nuevas bebidas: el gin-whiskies, el conyac-colt, el sherry-flip, precursoras del cóctel, el gran boom. Empiezan a iluminarse las fachadas de teatros y cabarés, y las terrazas de los cafés están abarrotadas día y noche”.

Firmada ya la tregua, un escritor explica en La Vanguardia: “La barbarie en las costumbres se extiende: las calles se han convertido en un peligro para niños y viejos, pues coches, motos y camiones llenan los paseos. Y si uno procura guarecerse en las aceras, las encuentra invadidas por las terrazas de los bares, que llenan los bebedores de cócteles”.

Ni la penuria de la posguerra civil pudo con ellas. En Barcelona y la noche, Ángel Zúñiga señala las que marcaban la moda en los años cuarenta: Sandor, Hernáiz y Mary en la plaza de Calvo Sotelo (hoy Francesc Macià); en la Diagonal, Sacha, Bagatela, Granjas la Catalana y la más chic: Parellada, en el ángulo que forman Còrsega y Diagonal, donde “las niñas presumen como figurines del "Vogue", dice. En el paseo de Gràcia, La Puñalada, Salón Rosa y Términus, aunque ahí molestaba el silbido de las locomotoras que pasaban por la zanja de la calle de Aragó; en la rambla de Catalunya, La Jijonenca, Turia y El Oro del Rhin, ya en la esquina con Gran Via y a un paso de la Casa del Llibre (Gran Via, entre rambla de Catalunya y paseo de Gràcia), con la terraza favorita de la jet de los años veinte: situada en el centro del paseo, era tan espaciosa que tenía incluso pista de baile. 

Medio siglo después, sólo queda Sandor.

Al fin de los años setenta, a la pregunta: “¿Cuál es su ocupación preferida?”, el crítico Sebastià Gasch contestó: “Las terrazas de los cafés”. Y recuerda que las de la parte alta eran ingenuas: de horchata, helados, granizados y niñas de ojos claros mirando la luna, mientras que las de la ciudad vieja, y sobre todo La Rambla, ofrecían el espectáculo de las minifaldas más deslumbrantes y ardientes (“enlluernadores i bullents”) de la canícula y el bric-à-brac manicomial que gritaba, muy a la napolitana, la llegada del verano. 

Será por todo eso y por los años que han vivido, que hoy las terrazas han llegado a la mayoría de edad (“han posat seny”). En las de La Rambla, en las de la Plaça Reial, donde hay tantas que parecen pareadas, el ruido (“el brogit”) ensordecedor que nunca cesa llega del asfalto, nunca de las mesas. Hoy, muchas calles de Barcelona, sin las plantas y los toldos de tantas terracitas, dejarían de tener sentido. Hay que dejarlas crecer y multiplicarse, aunque algunas, o muchas, tengan que cerrar prontito, como escribió Zúñiga: “... a la salida de los espectáculos, último grito de la noche decente”, para que los vecinos puedan descansar. 

LAS TERRAZAS DE HOY

Todo lo que te hemos contado anteriormente es una introducción para que nos acompañen en un recorrido por las zonas donde abundan, pero también por alguna placita recoleta, sin olvidar tantas esquinas que las lucen con cariño. Así, las hay a docenas: 

En toda La Rambla y la Plaça Reial, un siglo atrás reservadas a los cafés y restaurantes más lujosos y hoy feudo del turismo, con El Cafè de l'Opera, como pieza casi museística, y los Ambos MundosQuinze NitsTaxidermistaClub 13 entre otros locales, bajo los porches de la plaza.

En el paseo de Joan de Borbó (ZaharaDZICan CostaEl Suquet de l'Almirall...), muy bulliciosas, y en el Palau de Mar (plaza de Pau Vila), que por su situación, de cara al Mediterráneo, de espaldas a la circulación, alberga las más tranquilas ( Cal PintxoMerendero de la MariLa Gavina...). 

En la amplia fachada marítima, la mayor concentración la marca el Port Olimpic con cuarenta y tantos locales, todos con su parcela al aire libre, aunque la mayoría la mantienen cubierta para evitar el sol excesivo y el relente del mar. Muy cerca, se le suman las del Passeig Marítim ( Agua,Shoko, i Bestial, ya con los pies en la arena), las de Maremagnum ( L'Eix al MollPiccola ItaliaEl ChipirónGinos...) y las de la ronda del Litoral y playas de la Mar Bella o Nova Icària ( Xiringuito EscribàLa Oca MarMango...) 

Sin dejar Ciutat Vella, allí también están el paseo del Born ( RosalLa Taverna del Born...), el paseo de Picasso ( Gente de PastaSubornPuccaL'Hivernacle de la Ciutadella...), Pla de Palau ( Al PassatoreEstrella de PlataLonja de Tapas... ) y la recién incorporada rambla del Raval, repleta de cocinas étnicas.

En el Eixample, paseo de Gràcia ( SamoaTenorioQuasi Queviures...), rambla de Catalunya (Bel·lunaCinco JotasCapitán CockLa Bodegueta...), y la semipeatonal Enric Granados, con el Ponsa como comedor histórico, y El Trovador, en la zona peatonal que toca a Diagonal.

Y más arriba, en Sarrià-Sant Gervasi, las de Doctor Fleming ( Keik ) y del abigarrado espacio de Santa Fe de Nou Mèxic donde antaño estaba Piscinas y Deportes ( ÁndeleLa Oca...)

LAS PLACITAS (Y TERRAZAS) MÁS TRANQUILAS

Barcelona, desde el aire, parece la ciudad de las mil y una plazas por la estructura del Eixample a base de chaflanes, aunque faltan las plazas de verdad. Aunque sí está llena de placitas y rincones, de los que se aprovecha hasta el último milímetro:

Ciutat Vella: plazas de la Barceloneta ( Botavara ), Santa María ( VascelumLa Viña del Señor), Sant Agustí ( Rita Blue), del Rei ( L'Antiquari ), Sant Just ( Bliss ), dels Àngels ( Horiginal ), Gardunya ( Ra ), Vicenç Martorell ( Kasparo ) o los jardines del Doctor Fleming ( Iposa), con establecimientos tan diferentes que sus cocinas nos llevan del arroz a la marinera al guacamole mexicano, pasando por fusiones de todo tipo.

Sant Martí: Prim ( Els Pescadors ). 

Les Corts: Concòrdia, del Carme ( La Tertúlia). 

Gràcia: Virreina ( VirreinaTeashaker, justo en la esquina), Sol ( Mira-SolSol de NitCafè del Sol). 

Sant Andreu: Palmeres (La Grangeta). 

A todas ellas, hay que sumarles las terrazas que tienen los locales en su interior, siempre más intimas:

Ciutat Vella: Tèxtil Cafè, en un precioso patio gótico.

Eixample: BeltxeneaCafè del GalleryGuardarropía o La Terraza del Claris

Les Corts: El Jardí de l'Abadessa

Horta-Guinardó: Can Travi NouCan CortadaEl Jardí de l'Àpat

Sant Andreu: Can Miralletes

Sants-Montjuïc: Blau, i La Terrassa del Grec (durant el Festival Grec, per sopar abans o després de la funció). 

Sarrià-Sant Gervasi: El TrapíoTram-TramVivandaLa VentaLa BalsaOrangeLe Quattro StagioniEl Asador de Aranda... Y en Vallvidrera, l'Observatori Fabra, en la cumbre del Tibidabo, que hasta la primera semana de septiembre ofrece sus Sopars amb Estrelles

Gràcia: FolquerLa Cantina MexicanaLa Torreta de Gràcia

Sant Martí: Amfiteatre.

Y UNAS COPAS PARA CERRAR LA NOCHE

Para finalizar el recorrido, he aquí alguna terraza donde tomar la última copa mirando las estrellas:

Ciutat Vella: Spiritual Café (al Museu Marítim). 

Eixample: La Terraza del Clarisel Skybar del Axel

Sarrià-Sant Gervasi: Tres TorresDanzatoriaAtlànticMirablauMirabé o el bar del hotel La Florida, en la cumbre del Tibidabo.

Les Corts: ElephantLiquid

Horta-Guinardó: Torre Rosa

Sants-Montjuïc: La Terrazza (Poble Espanyol de Montjuïc).

La mayoria de ellas se encuentran a poca distancia entre si, por lo que te recomendamos que ademas de caminar utilizar una bici o scooter son grandes opciones.

No tendrás problema para aparcar y podrás visitar varios picos de la ciudad. En la compañia Low Cost Movendoo puedes conseguir los precios mas Baratos de Barcelona para alquilar una scooter o una bici, te los recomendamos